Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20 octubre 2009

La conocí algunos años atrás, era sumamente joven con poco tiempo fuera de la universidad, su vida parecía pasar por el momento de mas éxito en su carrera, justo decir lo jovial de su trato siempre profesional en su trato con los demás, había escalado rápidamente en la empresa en donde colaboraba fielmente daba todo de si, trabajo arduo el que hacia día con día.
Ganaba buen dinero, carro del año, buena ropa, viajes por aquí por allá, corría rápidamente a los deseos de su corazón, ninguna nube oscura en el horizonte que pudiera quitarle su momento de gloria, debido a esto su hablar era segura, firme, sin temor al futuro inmediato
Y súbitamente todo se derrumbo como dice la canción, se fue el empleo, los logros, el dinero, la seguridad económica y moral se le fue de las manos, aun algunos de sus amigos ya no la veían igual, toco varias puertas pero parecían selladas, se dejo derrumbar sin ninguna esperanza, una soledad que nada llenaba era su sombra constante, los porque llenaban su pensamiento y conversación.
Estaba frente a mi pero a la vez no estaba, era su cuerpo pero no su esencia, culpaba a todo el mundo por lo que pasaba en su vida, nadie le podía comprender o hacer ver algún camino de escape de sus problemas, estaba muriendo lentamente consumida por el resentimiento aquel cáncer que de célula en célula va tomando el control sobre tu cuerpo carcomiendo tu sentido del humor, se descuido, subió de peso, dejo en segundo termino su persona, su imagen se notaba agotada, cómo Alicia sin su país de las maravillas.
Sumida en una depresión, sus manos destilaban nerviosismo y ansiedad, no te miraba solo era un retrato sin color, sin vida, era imposible poder relacionar con la mujer que había conocido hacia poco, el invierno es bello pero vivir lleno de ropas en verano te hace caminar un calvario sin espacio para poderse disfrutar, mucho peso de amargura sobre si el que cargaba.
Pasaron un par de estaciones y la volví a encontrar en esas casualidades que nos da la vida, su rostro ya cambiado se veía mas sereno, había perdido los kilos que había ganado en sus días de pesar, ya no hablaba de lo mismos dolores del pasado, sus primeras palabras fueron; “le di un lugar al perdón, necesitaba enfrentar, aceptar y perdonar” fue maravilloso el oír esas palabras, eran como brisa fresca , volvió a ella la alegría, sonreía con la chispa de la libertad, hablaba mas de su planes para el futuro que de los sufrimientos del pasado y es que no lo escondía bajo excusas de miseria, mas bien decidió dejarlo atrás donde pertenecían, se notaba un aire fresco y renovado en sus intenciones, se había encontrado con el perdón y a diferencia de otros tuvo el valor de hacer la paz con su creador, acepto la responsabilidad de sus actos, sin excusas ni pretextos.
¿Pero como se obtiene la paz y el perdón?
La paz no es una ave caprichosa o quisquillosa que vuela en las alturas distantes de las montañas lejos de las contaminaciones del alma, es sencilla y clara, enemiga de la soberbia y antídoto contra el dolor del pecado humano, esa sencillez la hace especial y cual cenicienta suele ser depreciada, no se obtiene por precio mas bien es un regalo de gracia, no es caprichosa pues una vez que encuentra un lugar donde le hacen un espacio no se va de el hasta que es desplazada.
La semilla de la paz sembrada en buena tierra del corazón da frutos de increíbles resultados a quienes de su voluntad, cansados de buscar sus propias soluciones nace el hacer el espacio y cederle los errores del pasado.
Llamamos criminales a aquellos que se mantienen haciendo el mal, pero nos volvemos homicidas, asesinos de nuestro corazón si no hacemos lo correcto.
Isaías 27: 5 dice “Haga conmigo paz, si haga paz conmigo” este es un llamado de Dios a tu vida, dale espacio al perdón, entrégale las perdidas de tus malas inversiones de vida , los inviernos fríos vienen pero nada mas abrigador que la llama de la paz interna , no te quitara los problemas, ni eliminara tus temores, no hará ilusiones falsas ni promesas que no pueda cumplir, te hará sonreír en la tempestad, cual luz de luna llena te guiara en la oscuridad de tus travesías; dale un lugar al perdón ya es tiempo de hacer la paz

Read Full Post »