Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 12 julio 2016

Un día mi amigo Filadelfo se acercó a Dios en busca de ayuda:

Filadelfo: ¡Dios heme aquí expresando mi pesar! mi hija está muy enferma y necesita de tu sanidad

(Su rostro turbado y lleno de lágrimas denotaba el momento tan difícil por el que estaba pasando)

Dios: Perdona estoy ocupado en una reunión, dame oportunidad y te mando un profeta, cuando tenga tiempo, ¿tienes boleto?

Filadelfo: ¿Boleto?

Dios: si, un cartón con números y tu credencial del club divino

Filadelfo: No la verdad no sabía, pero donde lo consigo

Dios: llama al 01-800- BUROCRACIA DIVINA

Filadelfo: bien, ahí llamo

Aun cuando su rostro mostraba la frustración de la respuesta, no se dejó vencer por el momento

Llamo como se le ordeno, una voz amable le respondió: “un momento por favor” lo pusieron en un tono de espera, una canción de sus favoritas en la iglesia se repetía sin cesar, no durmió ni comió por estar pendiente de la respuesta a su llamada, la canción se le volvió un fastidio de escuchar

Al amanecer del tercer día, una voz amable y firme, respondió: Si, dígame, ¿cuál es el motivo de su llamada?

Agotado explico que necesitaba un milagro para su hija, la cual había empeorado sobre manera durante la espera, daba gracias que al final le respondieron, lo cual se le hizo una eternidad.

Le pidieron todos los requisitos imaginables:

Actas de nacimiento, historia clínica, historia personal, vacunas, tiempo de lectura de la Biblia por dia y por semana, tiempos de oración, pecados confesados y otros sin confesar, lista de ambiciones personales, etcétera, etcétera

La llamada se extendió por lo que restaba del día, al fin la voz amable le respondió:

-gracias por su aplicación, le llamaremos cuando tengamos su tarjeta del club: Gracia Divina-

Filadelfo se fue de espaldas, no podía creer lo que escuchaba, colgó la llamada con tal desanimo que por un momento pensó en dar por cerrado el asunto y buscar otro tipo de ayuda

Pensando en esto una llamada entro, le confirmaban su número de miembro del club “gracia divina” en 10 Días hábiles recibiría su tarjeta de socio con todos los privilegios, fue una noticia que lo dejo sin ningún agrado

¿Cómo podía ser esto pensó? ¿Es esto Dios? ¿A dónde se fue la compasión? ¿a quién acudo en caso de emergencia?

Haciéndose esas preguntas una llamada entrante le confirmaba que tenían una promoción para los socios que aplicaban por primera vez, si entraba a una página de internet – soloporsugracia.com- podría obtener una respuesta mucho más rápida

Pensando en su hija comenzó el engorroso trámite, lo termino en tres horas, estaba tan cansado que su ultimo enter , lo hizo con todas las fuerzas que le quedaban

Abrazo a su pequeña que se revolcaba en el dolor, ya no tenía ganas de orar, se sentía en las manos de un dios caprichoso y burocrático, ¿a dónde correr?, se preguntaba en su mente y así de pronto su hija abrió sus ojos, sin ningún síntoma de la enfermedad

¡Era un milagro! Exclamaba, al fin después de todo lo sucedido, había valido la pena.

Apenas está asimilando lo sucedido cuando recibió un correo en su bandeja de entrada, el mensaje decía: Milagro enviado, favor de confirmar

Respondió con un: Gracias, enfermedad superada, síntomas de enfermedad se han ido

Segundos después, un segundo mensaje:

Favor de llenar la evaluación de servicio y responder con toda honestidad a la brevedad posible, del al 1 al 10, teniendo en mente que 10 es excelencia

1.- Como evaluaría nuestro servicio

2.- Fue difícil obtener nuestros servicios

3.- Nos recomendaría con otros

4.- Fuimos de ayuda en su problema

5.-Utilizaría nuestros servicios una vez más

6.-Eramos como esperaba

7.-Tiene algún comentario que desearía hacer llegar a Dios

PD:Favor de responder a la brevedad posible para no perder los beneficios de: “Gracia Divina”

Filadelfo agotado, se dejó caer al suelo sin fuerzas para seguir, desolación era la palabra que podría describir mejor su condición, se sentía desmayar, un texto que tenía en mente, le parecía absurdo de repetir

Acerquémonos, pues, llenos de confianza a ese trono de gracia, seguros de encontrar la misericordia y el favor divino en el momento preciso. Hebreos 4:16

Lo bueno de esta historia es que, tú y yo sabemos que esto no puede ni será realidad, Dios no es burócrata

  ¡Gracias a Dios!

Read Full Post »