Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘La Bilblia’ Category

Muchos quisiéramos un borrador gigante, tan grande que de una sola pasada se llevara todas nuestras experiencias desagradables, que dejara nuestro pizarrón de vida impecable, como nuevo, listo para escribir una nueva historia.
Si tuviéramos esa oportunidad escribiríamos nuestra vida con más experiencia, pausados , dando tiempos, escuchando más, cuidando de no pisar los sentimientos de otros, nos alejaríamos de los problemas, de las situaciones dudosas, del rencor, de la envidia, no haríamos esperar al amor cuando toca a nuestra puerta, lucharíamos por el hasta la muerte, haríamos más ejercicio , disfrutaríamos de cada amanecer , de las estaciones del año , en los días fríos nos daríamos tiempo de disfrutar un buen café o un chocolate caliente sin prisa por terminar
Nos rodearíamos de amigos, de esos que saben permanecer cerca de ti en los tiempos de lucha, que permanecen en silencio hablando con el corazón en lugar de palabras, que se pasean en nuestra cama de dolor hasta que la fiebre del mal se va de nosotros, que pasan su mano con ternura en medio de nuestro sueño cual fantasma que pasa desapercibido al ojo pero se siente en el alma
Pero seamos realistas, solo podemos soñar esto, pero de ahí podemos tomar pausa para reflexionar
¿Hacia dónde voy?
¿Existe eternidad?
¿El amor dura para siempre?
¿El tiempo cura todas las heridas?
Hay que cosas que como el viento el tiempo se puede llevar, pero en su mayoría esos recuerdos permanecen como cicatrices en la piel del recuerdo del corazón
Algo si podemos hacer con los recuerdos: ¡podemos enseñar!
Ser guías de los ciegos en el mar de las dudas del vivir diario, curar corazones heridos con la experiencia de haber caminado por el sendero de la soledad, brindar aliento de vida al que sin fuerzas se tira en medio de la nada, cansado de seguir consejos de brujos, de adivinos, de hechiceros, de los mercaderes del corazón que te venden un remedio contra todos los males, abusando de la ignorancia de los inocentes
Sacar del pantano a los enredados en sus propios errores sin afán de condenar, sabedores que pasamos por ahí y una mano amiga se animó a ayudar
Algo más podemos hacer: ¡podemos perdonar!
Enseñar a otros que las cicatrices del alma se ven hermosas y se muestran con orgullo al verlas a través del cristal de la cruz
¡Padre perdónalos porque no saben lo que hacen!
No fueron palabras de reproche dichas con odio, fueron palabras de amor póstumo, una joya se formó en medio de los tiempos, cuyo valor está al alcance de todos
Cuando uno aprende se vuelve buen maestro y existe uno que siempre lo será por la eternidad, Él se pulió por medio del dolor del vivir
Hebreos 12:2 “fijemos la mirada en Jesus, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe”

Anuncios

Read Full Post »